Instituto Nacional de Deportes

Columna Pedro Infante: Beisbol para todos

El beisbol profesional es una de las industrias más tradicionales, respetadas y enraizadas en la conciencia colectiva del país. Decir beisbol es recordar la primera gran hazaña del deporte venezolano con los héroes del 41, campeones mundiales en La Habana, Cuba; es Alfonso Carrasquel, primer gran ídolo de nuestro país; el inmortal Luis Aparicio; el imbateable Isaías
“Látigo” Chávez, inspiración para el comandante eterno Hugo Chávez y su pasión por el deporte; la lucha infinita entre Caracas y Magallanes; y un espectáculo que forma parte de la identidad deportiva, social y cultural de nuestro país.

Miles de venezolanos trabajan y han forjado su vida al cobijo de la pelota venezolana; y millones siguen con pasión el pasatiempo número uno de Venezuela. Sobran razones para respaldar la industria del beisbol profesional venezolano y la revolución bolivariana siempre
ha dado su apoyo incondicional a este deporte. Este año no es diferente. El presidente Nicolás Maduro aprobó las divisas para el pleno desarrollo de la nueva temporada de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. El martes sostuvimos una primera reunión con los representantes de la LVBP para afinar otros detalles como el de la seguridad, y muy especialmente para abordar en profundidad los costos de los boletos y de los servicios que ofrecen los equipos en los estadios.

La intención es revisar al detalle, con la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE), el precio de las entradas, desde las localidades ubicadas en gradas hasta los llamados abonos; así como el costo de la comida, pues queremos garantizar a los aficionados un precio justo. Es sabido que en los últimos años el aumento en el precio de las entradas ha sido una de las causas de la caída de la asistencia en las pasadas temporadas. El beisbol debe recuperar su poder de convocatoria con precios razonables y accesibles para todos los venezolanos.

La revolución bolivariana cumplirá su rol de mediador para respaldar esta industria deportiva, social y cultural del país. Estamos seguros de que la LVBP y el alto mando de los equipos también serán solidarios y justos con los verdaderos dueños de este espectáculo: los millones de aficionados que disfrutan y celebran cada jugada.